300 gms de puerros

50 gms de mantequilla

Media taza de caldo

Media taza de vino blanco (seco)

Sal marina

Pimienta (negra o blanca)

Dos cucharadas de perejil picado

Listo. Lavar los puerros y cortar las hojas verdes aproximadamente un centímetro arriba de donde termina el tallo. Cortarlos después por la mitad en sentido longitudinal. En una sartén, la mantequilla a fuego medio, y una vez derretida, los puerros adentro. Uno al lado del otro, como hermanitos. Dejar que alcancen a dorarse por un lado y luego, darles la vuelta para un bronceado homogéneo. Espolvorearlos con sal y pimienta. Una vez tengan el bronceado tipo Luis Miguel, agregar media taza de caldo vegetal y media taza de vino blanco seco. Dejarlos a fuego bajo, tapados idealmente con papel parafinado o si no hay, con tapa. Esperar 15 minutos aproximadamente y apagar el fuego cuando al enterrar el cuchillo en la parte gruesa del tallo se sienta "mantequilludo". Salen a una bandeja. Agregar el perejil picado. Tremendos.

Comment